1. About en Español
Send to a Friend via Email

Your suggestion is on its way!

An email with a link to:

http://gaylatino.about.com/od/Acosoescolarobullying/a/J-Ovenes-Transg-Enero.htm

was emailed to:

Thanks for sharing About.com with others!

Jóvenes transgénero

Información para padres con hijos transgénero o género variantes

De

Jóvenes transgénero

Chico asumiendo el rol de Flower Boy.

Recoplado / Wikimedia

Los jóvenes transgénero o niños cuya expresión de género es diferente al de sus características fisiológicas de nacimiento encaran mucho estigma de la sociedad, acoso escolar y rechazo de la familia. Este rechazo puede ser concreto, con castigo, o indirecto, cuando la familia presiona al joven para que "enmiende" su comportamiento y forma de ser.

Al igual que los niños o adolescentes gay y lesbianas, el trauma de jóvenes transgénero se profundiza cada vez que son asediados, lo que a menudo deviene en depresión, baja autoestima y pensamientos suicidas. También fomenta el odio internalizado que años más tarde conduce al abuso de alcohol y drogas, y al sexo compulsivo.

No siempre es así. El trauma y los efectos nocivos del rechazo y las burlas pueden ser contrarrestados de diferentes maneras. La vía más exitosa es el amor, compresión y apoyo de la familia, que contribuye a que el niño evite sufrir mayores daños psicológicos. La política administrativa de las escuelas también es relevante, ya que si tienen implementados programas contra el bullying, el estudiante transgénero o género variante sufrirá menos hostigamiento.

Lee más si quieres saber cómo diferenciar una escuela buena de una mala para tu hijo transgénero o género variante.

Reacción de la familia

Los familiares responden de diferentes maneras cuando perciben que un hijo presenta conductas del género opuesto o género variantes, uno de los indicadores de que su identidad de género a futuro pueda ser transgénero.

Si el niño oculta su identidad, comportamientos del género opuesto y lucha interior, la familia posiblemente nunca se percate de su naturaleza. Si la variación de género es evidente, algunos padres decidirán apoyarlos, mientras que otros los forzarán a adaptarse a los roles construidos socialmente, comportamientos, actividades y atributos que una cultura considera apropiados para niños y hombres biológicos, o niñas y mujeres biológicas.

Las creencias culturales y religiosas influyen vehementemente en la manera en que los padres y demás familiares reaccionan. Por otra parte, la falta de experiencia y acceso a la información son factores decisivos para afrontar la situación y eventualmente aceptar la identidad del niño.

Con esa meta, la Red Transgénero de Padres, Madres, Familiares y Amigos de Lesbianas y Gays (PFLAG) ha reunido en una publicación las nociones básicas que los padres deben saber sobre la identidad transgénero entre los jóvenes. Con permiso de la organización, he resumido y adaptado los puntos más importantes.

Lee más sobre la definición de transgénero y sus categorías.

  • El susto inicial

Los adolescentes género variantes varón-a-mujer o mujer-a-varón por lo general usan ropa del género opuesto a escondidas. Como adultos, mantienen esas actividades en privado, solamente entre sus amistades. Pero una vez que empiezan el proceso de transición de un género a otro ya no pueden ocultar su identidad, como a veces lo logran hacer los hijos gay y lesbianas que permanecen en el clóset.

Los cambios durante la transición de sexo van más allá de la apariencia física. Por eso puedes llegar a sentir que pierdes una hija y ahora tienes un hijo o viceversa. No lo veas así, pues ese joven sigue siendo tu hijo o hija, solo que más feliz consigo mismo. Es habitual que en un principio quedes en shock, te enojes, busques a quién echar la culpa y sientas vergüenza. También te preocuparás por la seguridad y salud de tu hijo. Necesitarás apoyo y educación sobre el tema. Estos consejos podrán ayudarte para apoyar a tu hijo quien sin lugar a dudas merece ser amado y aceptado.

  • Alerta con los riesgos

Cuando un joven transgénero sale del clóset, su capacidad para integrarse a su nuevo género es en general limitada. La terapia hormonal puede tomar años en crear una apariencia aceptable, por lo tanto su identidad de género es obvia. Eso lo hace vulnerable en la escuela, objeto de hostigamiento y hasta de agresión física. Consecuentemente, muchos abandonan los estudios para escapar de la intimidación y el dolor.

Lee más sobre el acoso escolar o bullying que enfrentan los niños y adolescentes LGBT.

Si no aceptas la identidad de género de tu hijo y no lo apoyas, entonces corres el peligro de que huya del hogar y viva en la calle, recurriendo al uso de sustancias y contemplando el suicidio. Para vivir y costear sus tratamientos, puede llegar a prostituirse, poniéndose en riesgo de enfermedades de transmisión sexual. De ahí que sea importante no solamente darle un techo y amor paternal, sino ponerlo bajo cuidado y vigilancia de personal de salud capacitado para ayudarlo en la transición.

  • Tratamiento hormonal y reasignación de sexo

Es normal que te alarmes si tu hijo manifiesta su deseo de cambiar su fisiolgía de hombre a mujer o de mujer a hombre mediante el tratamiento de hormonas y/o intervención quirúrgica, conocida como reasignación de sexo. Su deseo de modificar su cuerpo para ajustarlo a su identidad de género no puede ser explicado satisfactoriamente ni comprendido a cabalidad por alguien que no es transgénero. No te des golpes en la cabeza para entenderlo.

Simplemente tiene la necesidad de hacer coincidir el interior con el exterior de sí mismo, lograr armonía entre el espíritu y la forma, entre el cuerpo y el alma. Lo más importante como padre es que respetes y valides los sentimientos e identidad de tu hijo. Es vital que busques la ayuda de un terapeuta con experiencia en transexualidad para que evalúe al joven y lo asesore en la decisión, así como también a un médico especializado.

  1. About.com
  2. About en Español
  3. Comunidad Gay
  4. Acoso escolar o bullying
  5. Jóvenes transgénero

©2014 About.com. Todos los derechos reservados.